Cáncer de hígado

El cáncer de hígado es el quinto tipo de tumor en frecuencia y el cuarto en causa de mortalidad. Su frecuencia y mal pronóstico hacen que las autoridades sanitarias estén muy atentas a este tipo de afección. La principal razón de aparición es el hecho de padecer previamente cirrosis hepática.

Cáncer de hígado

Síntomas del cáncer de hígado

Los países donde son más frecuentes los casos son Asia, Japón y África subsahariana, siendo seguidos por Italia, América latina y España. Con menos casos encontramos Francia, Reino Unido, Alemania y con apenas repercusión tenemos los países escandinavos, Canadá y Estados Unidos.

Además, gracias al avance de las técnicas, en la actualidad existe un pronóstico mejor en países desarrollados, especialmente teniendo en cuenta el descenso de incidencia por los tratamientos en caso de cirrosis hepática.

En cuanto a los síntomas encontramos dolor en la zona abdominal, pérdida importante de peso sin causa justificada, cansancio excesivo, distensión abdominal, color amarillento de la piel y otros menos frecuentes.

Sin embargo, una cuarta parte de los casos pueden ser asintomáticos incluso en estado avanzado.

Diagnóstico del cáncer de hígado

Para diagnosticar el cáncer de hígado se procede a realizar una ecografía abdominal, y en el caso de duda, se procede a la realización de TAC con el objetivo entre otros de averiguar número y tamaño de las lesiones.

Prevención y tratamiento del cáncer de hígado

Dependiendo de cada caso y teniendo en cuenta la cirrosis hepática, el tratamiento será adaptado, pudiendo optar por la cirugía, por el trasplante de hígado, la ablación mediante radiofrecuencia, la quimioembolización, la quimioterapia, las terapias moleculares y otras diversas que buscan mejorar la calidad de vida del paciente y sobre todo alargarla.

En general, el cáncer de hígado tiene un mal pronóstico, pero la mejor forma de evitarlo es impidiendo la cirrosis hepática, la cual suele aparecer a partir de un consumo excesivo y prolongado de alcohol.

Cáncer de laringe

El cáncer de laringe es una enfermedad que afecta fundamentalmente a los hombres, existiendo un balance del 97 % de los casos dados en hombres y el 3 % restante en mujeres. La razón principal de dicho cáncer es el tabaquismo.

Cáncer de laringe

Síntomas del cáncer de laringe

Existen distintos síntomas que pueden dar a entender la existencia de cáncer de laringe, ya que fundamentalmente depende del lugar en el que se origine, aunque los síntomas de cáncer de laringe más habituales es la carraspera, la dificultad al respirar, sonidos roncos, dolor y dificultad a la hora de tragar, dolores en la zona del oído y la sensación de que hay algo raro en la zona de la garganta.

Diagnóstico del cáncer de laringe

Es importante tener en cuenta que cuanto antes se detecta el cáncer de laringe, más posibilidades hay de obtener un tratamiento que mejore la calidad de vida e inclusive garantice la supervivencia del enfermo.

El encargado de realizar el diagnóstico será el otorrinolaringólogo mediante una laringoscopia indirecta que se lleva a cabo mediante la utilización de un espejo o mediante la fibrolarignoscopia, para la cual se utiliza un tubo flexible y permite una mejor visualización de toda la zona de la laringe. Para realizar este segundo proceso se utiliza un endoscopio rígido para lo cual es necesario utilizar anestesia.

Prevención y tratamiento del cáncer de laringe

El principal foco del cáncer de laringe es el tabaco, aunque el abuso de alcohol también es causante de gran parte de los casos. Hay otros factores determinantes como las infecciones virales, factores hormonales, etc.

En cuanto al tratamiento dependerá del estadio en el que se encuentre, procediendo a la cirugía láser que puede ser funcional, radical o mixta, y dependiendo de cada caso permitirá o no conservar la función de la laringe.

También se opta por radioterapia y quimioterapia, y en general, las últimas técnicas están demostrando unos mejores resultados de los conocidos hasta ahora.

Cáncer de cabeza y cuello

El cáncer de cabeza y cuello presenta diversas variedades que se clasifican en función del pronóstico, incidencia y evolución así como respuesta al tratamiento. Se trata de una de las neoplasias más habituales y el tercer tumor más prevalente después del cáncer de mama y el cáncer de colon.

Cáncer de cabeza y cuello

Síntomas del cáncer de cabeza y cuello

Los principales síntomas son bultos o llagas que nunca llegan a sanar por completo, dolor e incluso sangrado e inflamación en la cavidad oral.

También es frecuente que se presente dificultad a la hora de respirar, dolores en la zona que no desaparecen, constantes zumbidos y dolores de cabeza, dificultad a la hora de oír, etcétera.

Las cavidades nasales suelen estar congestionadas, se produce en sangrados, problemas en los ojos, hinchazón en la zona de la mandíbula, adormecimiento de los músculos de la cara, etcétera.

Diagnóstico del cáncer de cabeza y cuello

En primer lugar se procederá a evaluar los antecedentes médicos del paciente, realizando un examen físico y distintas pruebas de diagnóstico, las cuales variarán dependiendo del síntoma o los síntomas de los que hemos mencionado anteriormente.

En el caso de que se considere la posible existencia de cáncer se procederá a analizar el tejido y de resultar positivo se analizará la etapa en la que se encuentra para proceder al tratamiento más adecuado.

Prevención y tratamiento del cáncer de cabeza y cuello

Existen muchas formas de prevenir el cáncer de cabeza y cuello, pero fundamentalmente, en los últimos años se presentan más casos debido al aumento de consumo de tabaco y alcohol, por lo que evitando los mismos existirán menos posibilidades de contraerlo.

En cuanto al tratamiento, existen muchos procesos diferentes ya que se trata de distintos procesos, y dentro de los mismos existe la posibilidad de que haya sido o no causado por VPH.

Cáncer de esófago

A continuación vamos a hablar del cáncer de esófago con el objetivo de que todos nuestros lectores pueda conocer un poco mejor esta enfermedad y combatirla desde el conocimiento.

medida foto

Síntomas del cáncer de esófago

En cuanto a los principales síntomas del cáncer de esófago podemos destacar que son tan leves que muchas veces pasan desapercibidos, además de que cuesta especificar, ya que en cada paciente se presentan síntomas que pueden variar.

No obstante, uno de los principales síntomas que podemos encontrar es la dificultad para ingerir alimentos debido a la estrechez que produce en el esófago.

También puede presentar otros síntomas como dolores, regurgitación de saliva, ardores, ronquera, voz tomada, etcétera.

Diagnóstico del cáncer de esófago

En cuanto al diagnóstico se comienza realizando una radiografía y posteriormente una broncoscopia aunque en la actualidad es también habitual realizar ecoendoscopia.

En caso de considerarse necesario, se realizará un TAC de tórax y de la zona del abdomen.

Prevención y tratamiento del cáncer de esófago

A la hora de tratar el cáncer de esófago se procede con quimioterapia y radioterapia preoperatoria, cirugía, quimioterapia y radioterapia radical e incluso la utilización de fármacos.

Hasta hace relativamente poco, recurrir a la cirugía se intentaba evitar por el hecho de que casi una cuarta parte de los pacientes presentaban complicaciones posteriores a la misma, las cuales los llevaban al fallecimiento.

A día de hoy y gracias a la evolución de las técnicas y maquinaria así como a la capacidad de seleccionar a los pacientes, la mortalidad a través de la cirugía es del 5%.

No obstante, hay casos en los que no queda otra posibilidad que proceder, pero siempre se tomará la decisión en función de las características y el estado de la enfermedad.

El cáncer de riñón

El cáncer de riñón, pese a no ser uno de los cánceres más habituales a día de hoy, lo cierto es que se trata de uno de los más frecuentes, razón por la que es importante que conozcamos algunos aspectos básicos relacionados con él para prevenir y encontrar la mejor solución en caso de su aparición.

cancer riñon

Síntomas del cáncer de riñón

Uno de los síntomas que nos deben ayudar a considerar la existencia de un cáncer de riñón es la aparición de sangre en la orina. No obstante, este aspecto no suele ser doloroso, razón por la cual muchas veces no se le presta la atención necesaria.

Pero con el paso del tiempo es posible que aparezcan otros problemas como anemia, pérdida de peso injustificada, fiebre y molestias digestivas.

Diagnóstico del cáncer de riñón

Para diagnosticar el cáncer de riñón se procede a realizar una ecografía en la zona abdominal, un proceso económico y que es el responsable de la detección “accidental” del cáncer de riñón cuando en realidad se buscaban otras afecciones.

También se procede a realizar otras pruebas como puede ser la pielografía intravenosa, la realización de un TAC con contraste o incluso una radiografía de tórax o una gammagrafía ósea.

Prevención y tratamiento del cáncer de riñón

Para prevenir el cáncer de riñón hay que evitar las dietas que contengan un exceso de grasas o colesterol en general, también hay que luchar contra la hipertensión arterial y por supuesto evitar la obesidad.

No obstante, el estar expuestos a determinados productos químicos o incluso el consumo de tabaco son también detonantes de esta enfermedad.

En cuanto al tratamiento, dependerá en cada caso del estado del paciente, pero siempre será a través de la realización de cirugía. En el caso de la radioterapia no tiene ningún tipo de eficacia frente a este tipo de cáncer al igual que ocurre con la quimioterapia, la cual apenas es efectiva.

El cáncer de recto

Existen muchos tipos de cáncer de diversa índole, pero algunos de ellos suelen ser más frecuentes que otros, y por ello nos estamos centrando en primer lugar en estos, ya que suelen ser más habituales en la sociedad, y a menudo se busca información para mejorar o ayudar a un familiar o amigo a que mejore. En ese sentido, hoy vamos a hablar del cáncer de recto.

El cáncer de recto

Síntomas del cáncer de recto

Aunque no siempre indican la presencia de cáncer de recto, algunos de los síntomas son diarreas, estreñimiento (en ambos casos sin que existiesen precedentes), sensación de lleno, cambio en la textura de las heces, presencia de sangre en las heces, molestias y dolor abdominal, calambres, pérdida de peso sin razón aparente, sensación de cansancio, etcétera.

Diagnóstico del cáncer de recto

Para realizar un diagnóstico se procede a analizar los antecedentes del paciente así como realizar un examen físico con el objetivo de comprobar el estado de salud general.

En el caso de que se detecte algún tipo de masa desconocida, se procede a realizar un examen digital en caso necesario se procede a la realización de una colonoscopia.

Si se considera necesario se procederá a realizar una biopsia con el objetivo de analizar los tejidos y posteriormente un ensayo del antígeno carcioembrionario.

Prevención y tratamiento del cáncer de recto

Generalmente, el cáncer de recto aparece una vez hayamos superado los 40 años de edad, y por norma general tiene un origen hereditario.

No obstante, los hábitos alimenticios, nuestro estilo de vida excesivamente sedentario, los productos cancerígenos y otros suelen ser los aspectos que deberemos considerar para prevenir la enfermedad.

En cuanto a la recuperación, el pronóstico será variado y atenderá al tamaño, el tiempo desde que se produce hasta que se detecta, la localización e incluso la presencia de metástasis a órganos colindantes.

Cáncer de endometrio

El cáncer de endometrio se forma a partir del tejido que envuelve el útero, y generalmente parte de células cancerígenas que van liberando mucosidades y otros líquidos y poco a poco se van extendiendo.

endometrio

Síntomas del cáncer de endometrio

El cáncer de endometrio se puede presentar debido a secreciones vaginales poco frecuentes, dolores en la zona de la pelvis, sangrado excesivo incluso fuera de las etapas menstruales e incluso por una pérdida excesiva de peso no justificada.

Al igual que ocurre en la mayor parte de los casos, estos síntomas no implican necesariamente que exista cáncer de endometrio, ya que pueden ser similares en el caso de una infección u otros problemas.

Diagnóstico del cáncer de endometrio

Para poder diagnosticar el cáncer de endometrio se realizará una extracción de muestra del tejido que pudiere verse afectado con el objetivo de analizarlo y obtener una conclusión.

Posteriormente se realizarán nuevas pruebas diagnósticas para averiguar si se trata efectivamente de cáncer de endometrio así como para conocer su evolución.

Prevención y tratamiento del cáncer de endometrio

Para prevenir el cáncer de endometrio es muy importante cuidar nuestra alimentación y evitar consumir y utilizar aquellos productos que puedan provocar cáncer como el tabaco, una mala alimentación, evitar la obesidad, controlar la presión arterial, etcétera.

Dependiendo del estadio del cáncer, la recuperación puede ser más o menos lenta y existirán más o menos posibilidades de acabar con la enfermedad.

También se tendrá en cuenta el estado de las células cancerosas vistas al microscopio y se analizará la progresión.

No obstante, la mayor parte de los casos de cáncer de endometrio se pueden solucionar sin excesivos problemas, pero eso sí, en el caso de que presentemos alguno de los síntomas anteriormente mencionados, es importante ponernos en contacto con nuestro médico de confianza ya que, cuanto antes se detecte el problema, su solución será más rápida y eficiente.

Cáncer de cuello uterino

En esta ocasión vamos a hablar del cáncer de cuello uterino, una enfermedad que se forma en los tejidos del cuello del útero y que tiene un crecimiento bastante lento.

cuello uterino

Síntomas del cáncer de cuello uterino

Debido a la lentitud del proceso de generación del cáncer de cuello uterino, en la primera etapa es muy extraño que llegue a presentar ningún tipo de síntomas, los cuales se presentan en la segunda fase que es cuando se convierte en un cáncer invasivo y se va extendiendo por tejidos adyacentes.

En este instante se puede observar una secreción vaginal poco habitual, se producen dolores durante las relaciones sexuales y también en estos momentos se observa un mayor sangrado vaginal fuera de los períodos menstruales.

No obstante, hay que tener en cuenta que estos síntomas no siempre indican la presencia de cáncer de cuello uterino, sino que también puede tratarse de infecciones de menor consideración y que pueden ser solucionadas fácilmente.

No obstante, en el caso de presentar alguna de ellas, es muy importante que nos pongamos lo antes posible en contacto con nuestro médico de confianza para analizar el problema y buscar una solución, ya que incluso en el caso de que se tratase de cáncer de cuello uterino, cuanto más avanzada esté la enfermedad, las posibilidades de curación se reducen.

El diagnóstico del cáncer de cuello uterino

En el caso de que se considere que pueda existir cáncer de cuello uterino se procede a realizar una serie de pruebas para analizar el tejido como pueden ser los exámenes de detección con distintas pruebas como Papanicolaou, ADN del virus, etcétera.

El tratamiento y la prevención del cáncer de cuello uterino

Para prevenir el cáncer de cuello uterino es importante cuidar la alimentación y evitar los productos que produzcan cáncer. Algunos de los principales enemigos es tener demasiados hijos, cambiar frecuentemente de pareja, fumar, mantener relaciones sexuales tempranas y el uso de píldoras anticonceptivas.

En cuanto al tratamiento dependerá de cada caso y de la extensión.

Mantenerse Sano

En la actualidad cada vez es más frecuente el que las personas contraigan enfermedades graves como problemas cardiovasculares o incluso cáncer. El hecho es que cada vez nos encontramos en un entorno más contaminado, utilizamos una mayor cantidad de productos químicos, nos alimentamos peor, consumiendo una mayor cantidad de grasas saturadas y, por supuesto, tendemos cada vez más a seguir una vida sedentaria que evita la eliminación de todos estos elementos.

Sin duda, el primer consejo es vivir en la zona menos contaminada posible, aunque sabemos que esto no es muy factible, ya que dependemos de nuestro trabajo, familia y vida social. No obstante, trasladarnos en nuestro tiempo libre a zonas de campo puede ayudarnos a limpiar nuestros pulmones y eliminar toxinas, en especial si practicamos un poco de deporte aeróbico como el footing, bicicleta, etc.

El caso es que cada vez consumimos una mayor cantidad de grasas y, éstas, se acumulan especialmente en la zona del abdomen y pueden acabar haciendo estragos a nuestra salud.

De entre los ejercicios para quemar grasa abdominal que recomendamos se encuentra la práctica de los ejercicios aeróbicos anteriormente mencionados en combinación con otros anaeróbicos como es la realización de abdominales y otros ejercicios.

La pelota crujiente es uno de ellos. Tenemos que acostarnos sobre la pelota y que ésta se encuentre en la sección media de nuestra espalda. Cruzamos los brazos sobre el pecho (también podemos ponerlos detrás de la cabeza) y contraemos las abdominales. Ahora despegamos el torso de la bola pero manteniendo la bola totalmente estable, sin permitir que ruede, y después volvemos de nuevo a nuestra posición inicial. Para que este tipo de ejercicios surtan efecto deberemos realizar un mínimo de doce repeticiones. No obstante, cuantas más hagamos, menos tardaremos en ponernos en forma.

Si practicamos todo este tipo de ejercicios regularmente, conseguiremos tener una mejor salud y evitar futuras enfermedades.

 

Via: Blog adelgazar

Stress y el cancer

Para prevenir la aparición de enfermedades como el cáncer y similares, es importante llevar una vida lo menos estresada posible y combinarlo con una buena alimentación y la práctica habitual de ejercicio físico.

En la actualidad contamos con una amplia variedad de maquinaria y aparatos que nos pueden ayudar en la práctica de nuestro ejercicio regular, aunque siempre hay que tener en cuenta los puntos a favor y los puntos en contra.

Un buen ejemplo es la aparición de las plataformas vibratorias. Este tipo de plataformas nos permiten realizar una gran cantidad de ejercicio en un escaso tiempo, pero la realidad no es tan bonita como parece, ya que cuenta con una gran cantidad de contraindicaciones que deben ser tenidas en cuenta antes de utilizarlas.

De las plataformas vibratorias contraindicaciones podemos destacar lo poco recomendable que es para ser utilizada por personas que ya padecen de enfermedades graves e, incluso, algunas leves. La vibración constante puede llevar a nuestro cuerpo a ponerlo al límite, por lo que podemos llegar a encontrar más desventajas que ventajas en su uso.

Plataformas vibratorias

Por supuesto, si acabamos de salir de cualquier intervención quirúrgica, tenemos que considerar que precisamos de un tiempo suficiente para recuperarnos completamente. Un ejemplo es que una herida que se encuentra cosida puede acabar abriéndose por culpa de la vibración. Además, debemos considerar que si se trata de heridas exteriores, el problema no tiene por qué ser grave, pero si la herida se encuentra en cualquier órgano interno, es posible que nos pueda provocar importantes problemas.

Por ello, siempre tenemos que considerar los pros y contras de todo tipo de maquinaria que estemos pensando en utilizar, ya que si nuestro objetivo es mejorar el estado de salud y lo que acabamos haciendo es provocarnos problemas mayores, no vale la pena utilizarlas, siendo más adecuado practicar ejercicio normal y con máquinas más sencillas, aunque precisen de un mayor esfuerzo y tiempo de trabajo.

 

Via: http://blogadelgazar.com