Cáncer de vejiga

El cáncer de vejiga es una de las neoplasias más frecuentes en lo que el aparato urinario se refiere. A continuación vamos a analizar aspectos importantes como los síntomas, el diagnóstico y por supuesto la prevención y el tratamiento en el caso de que se haya producido la enfermedad.

cancer de vejiga

Síntomas del cáncer de vejiga

Aunque no ocurren absolutamente todos los casos, en la mayor parte de los síntomas iniciales se presenta la aparición de sangre en la orina así como molestias en el momento de orinar.

A diferencia de lo que muchas personas creen, durante los momentos en los que se orina no se sufre dolor alguno. En el caso de que exista dolor y sangre en la orina generalmente se tratará tan sólo de una infección.

En todo caso siempre deberemos contactar con nuestro médico de confianza ya que en ambos casos se debe proceder a un tratamiento.

Uno de los aspectos positivos del cáncer de vejiga es que se suele detectar a tiempo ya que aunque produce metástasis generalmente lo hace cuando ya se encuentra muy avanzado. También podemos hacernos una idea de la inflamación atendiendo al volumen de sangre que aparece en la orina.

Diagnóstico del cáncer de vejiga

Para diagnosticar la posible existencia de cáncer de vejiga se procede a analizar la orina, la realización de un tacto rectal o vaginal, se realiza una urografía intravenosa, una ecografía, una citoscopia, un TAC y también en algunos casos se puede proceder a una biopsia.

Prevención y tratamiento del cáncer de vejiga

Para prevenir el cáncer de vejiga deberemos beber al menos 1,5 l de agua cada día y por supuesto evitar el consumo de tabaco y alimentos que nos lleven a una dieta que no sea equilibrada.

Atendiendo a la evolución del cáncer de vejiga se procederá a realizar distintos tratamientos que van desde la cirugía hasta la radioterapia, quimioterapia o inmunoterapia.

Cáncer de piel

Hoy hablaremos del cáncer de piel, un tipo de cáncer que se genera debido a la degradación de las células de la piel. No obstante hay que tener en cuenta que existen dos tipos que son melanoma y no melanoma. A continuación conoceremos algunos de los aspectos más destacados del cáncer de piel.

cancer de piel

Síntomas del cáncer de piel

El cáncer de piel se presenta por alteraciones visibles en la propia piel y que se pueden observar, algo anormal que nunca antes habíamos tenido. No obstante, dependiendo de cada caso existen distintas variaciones como zonas rojizas o rosadas, inflamación, lesiones, pérdida de piel, aparición de sangre, heridas abiertas injustificadas, etcétera.

Es importante tener en cuenta que en el caso de que presenciemos cualquiera de estos síntomas no siempre tiene por qué tratarse de un cáncer de piel, pero en el caso de que exista cualquier tipo de duda, lo mejor que podemos hacer es ponernos en contacto con nuestro médico de confianza.

Diagnóstico del cáncer de piel

Si se da el caso de que presentemos alguno de los síntomas anteriores deberemos acudir a nuestro médico para realizar el diagnóstico adecuado e incluso un seguimiento en el caso de que exista algún tipo de duda.

En ocasiones y dependiendo de la valoración del profesional se puede proceder a realizar una biopsia de los tejidos; esto es que se retira parte del tejido lesionado para poder realizar una valoración a través del microscopio y mediante otros tipos de pruebas.

Prevención y tratamiento del cáncer de piel

Para prevenir el cáncer de piel, lo mejor que podemos hacer es protegernos de la radiación del sol y por supuesto también a los productos químicos. Para ello utilizaremos cremas solares con un índice adecuado dependiendo de nuestro tipo de piel.

Es importante que tengamos en cuenta que inclusive en verano y especialmente en zonas nevadas también hay que utilizar estas cremas.

Nos podremos ayudar de gorras, sombreros y en general ropa que nos proteja y por supuesto evitaremos las terapias bronceadoras como son los rayos UVA y similares.

Para el tratamiento dependerá de cada caso pero en muchos de ellos se procederá a la cirugía, al raspado mediante curetaje, la radioterapia, la crioterapia e incluso a otras terapias tópicas mediante la utilización de cremas.

El cáncer de pene

En esta ocasión hablaremos sobre el cáncer de pene, un tipo de tumor muy poco frecuente aunque es importante realizar la detección a tiempo para evitar que acabe causando metástasis y la situación se agrave más de la cuenta.

cáncer pene

Síntomas del cáncer de pene

El cáncer de pene suele ser fácil de detectar especialmente debido a que se presenta en su estado inicial con la aparición de una masa con forma de verruga. No provoca dolor ni sangra por norma general, lo que muchas veces y debido a la vergüenza se deja pasar corriendo así un mayor riesgo.

Sin embargo, en el momento en el que comienza a aparecer sangre en la orina se debe a que el cáncer ya ha avanzado, por lo que la situación será más complicada.

Diagnóstico del cáncer de pene

Para diagnosticar la posible existencia de cáncer de pene se lleva a cabo una biopsia y en el caso de ser necesario se procederá a realizar una punción aspiración con aguja fina.

A través de estos sistemas se busca la total seguridad acerca de qué se trata de un cáncer a la vez que también se intenta determinar su extensión y desarrollo para analizar el tratamiento más adecuado en cada caso.

Prevención y tratamiento del cáncer de pene

En principio no existe razón conocida por la que se desarrolla este tipo de cáncer, aunque generalmente se ha relacionado con la falta de higiene y la exposición excesiva al esperma de aquellas personas que no han sido circundadas.

En cuanto al tratamiento dependerá evidentemente de la evolución, partiendo de la aplicación de cremas a la utilización de cirugías e incluso teniendo que recurrir a la radioterapia en los casos más avanzados, ya que en caso de tumores de menos de 2 cm se puede proceder a intervenir con láser.

El cáncer de ovario

El cáncer de ovario es una enfermedad a través de la cual las células cancerosas van generando tumores en los tejidos de esta parte del cuerpo de la mujer que se encuentra localizada en la zona de la pelvis y junto al útero. Se trata de la primera causa de muerte por cáncer en el aparato reproductor en las mujeres, aunque es más frecuente a partir de los 65 años.

El cáncer de ovario

Síntomas del cáncer de ovario

El cáncer de ovario tarda en manifestarse, y generalmente sus síntomas se suelen confundir a menudo con otras patologías. No obstante, puede ser interesante conocer algunos de los más frecuentes como por ejemplo dolor en la zona abdominal, hinchazón también en la zona, una hemorragia vaginal poco habitual y que se presenta fuera de la menstruación, náuseas y vómitos, pérdida de apetito, gases, estreñimiento, variaciones poco habituales de peso, dolores de espalda, cansancio, etcétera.

No obstante, recordamos que todos estos síntomas no tienen por qué indicar la presencia de un cáncer de ovario.

Diagnóstico del cáncer de ovario

En el caso de que se estime la existencia de un cáncer ovárico existen distintas técnicas a través de las cuales se puede llegar a una conclusión como puede ser la ecografía vaginal Doppler, la resonancia magnética y la tomografía computarizada.

De todas ellas, la primera es la más efectiva, ya que permite diferenciar entre masas sólidas y quistes rellenos de líquido.

Prevención y tratamiento del cáncer de ovario

El cáncer de ovario generalmente se debe a factores genéticos, aunque existen distintas teorías como la de la ovulación incesante que llevan a pensar que puede ser uno de los detonantes.

Ésa es la razón por la que las mujeres sin descendencia tienen más posibilidades de tener cáncer de ovario que aquellas que han tenido al menos un hijo.

Los dos sistemas de tratamiento son la cirugía y la quimioterapia, aunque hay que centrarse en cada caso para optar por la más adecuada.

Cáncer de hígado

El cáncer de hígado es el quinto tipo de tumor en frecuencia y el cuarto en causa de mortalidad. Su frecuencia y mal pronóstico hacen que las autoridades sanitarias estén muy atentas a este tipo de afección. La principal razón de aparición es el hecho de padecer previamente cirrosis hepática.

Cáncer de hígado

Síntomas del cáncer de hígado

Los países donde son más frecuentes los casos son Asia, Japón y África subsahariana, siendo seguidos por Italia, América latina y España. Con menos casos encontramos Francia, Reino Unido, Alemania y con apenas repercusión tenemos los países escandinavos, Canadá y Estados Unidos.

Además, gracias al avance de las técnicas, en la actualidad existe un pronóstico mejor en países desarrollados, especialmente teniendo en cuenta el descenso de incidencia por los tratamientos en caso de cirrosis hepática.

En cuanto a los síntomas encontramos dolor en la zona abdominal, pérdida importante de peso sin causa justificada, cansancio excesivo, distensión abdominal, color amarillento de la piel y otros menos frecuentes.

Sin embargo, una cuarta parte de los casos pueden ser asintomáticos incluso en estado avanzado.

Diagnóstico del cáncer de hígado

Para diagnosticar el cáncer de hígado se procede a realizar una ecografía abdominal, y en el caso de duda, se procede a la realización de TAC con el objetivo entre otros de averiguar número y tamaño de las lesiones.

Prevención y tratamiento del cáncer de hígado

Dependiendo de cada caso y teniendo en cuenta la cirrosis hepática, el tratamiento será adaptado, pudiendo optar por la cirugía, por el trasplante de hígado, la ablación mediante radiofrecuencia, la quimioembolización, la quimioterapia, las terapias moleculares y otras diversas que buscan mejorar la calidad de vida del paciente y sobre todo alargarla.

En general, el cáncer de hígado tiene un mal pronóstico, pero la mejor forma de evitarlo es impidiendo la cirrosis hepática, la cual suele aparecer a partir de un consumo excesivo y prolongado de alcohol.

Cáncer de laringe

El cáncer de laringe es una enfermedad que afecta fundamentalmente a los hombres, existiendo un balance del 97 % de los casos dados en hombres y el 3 % restante en mujeres. La razón principal de dicho cáncer es el tabaquismo.

Cáncer de laringe

Síntomas del cáncer de laringe

Existen distintos síntomas que pueden dar a entender la existencia de cáncer de laringe, ya que fundamentalmente depende del lugar en el que se origine, aunque los síntomas de cáncer de laringe más habituales es la carraspera, la dificultad al respirar, sonidos roncos, dolor y dificultad a la hora de tragar, dolores en la zona del oído y la sensación de que hay algo raro en la zona de la garganta.

Diagnóstico del cáncer de laringe

Es importante tener en cuenta que cuanto antes se detecta el cáncer de laringe, más posibilidades hay de obtener un tratamiento que mejore la calidad de vida e inclusive garantice la supervivencia del enfermo.

El encargado de realizar el diagnóstico será el otorrinolaringólogo mediante una laringoscopia indirecta que se lleva a cabo mediante la utilización de un espejo o mediante la fibrolarignoscopia, para la cual se utiliza un tubo flexible y permite una mejor visualización de toda la zona de la laringe. Para realizar este segundo proceso se utiliza un endoscopio rígido para lo cual es necesario utilizar anestesia.

Prevención y tratamiento del cáncer de laringe

El principal foco del cáncer de laringe es el tabaco, aunque el abuso de alcohol también es causante de gran parte de los casos. Hay otros factores determinantes como las infecciones virales, factores hormonales, etc.

En cuanto al tratamiento dependerá del estadio en el que se encuentre, procediendo a la cirugía láser que puede ser funcional, radical o mixta, y dependiendo de cada caso permitirá o no conservar la función de la laringe.

También se opta por radioterapia y quimioterapia, y en general, las últimas técnicas están demostrando unos mejores resultados de los conocidos hasta ahora.

Cáncer de cabeza y cuello

El cáncer de cabeza y cuello presenta diversas variedades que se clasifican en función del pronóstico, incidencia y evolución así como respuesta al tratamiento. Se trata de una de las neoplasias más habituales y el tercer tumor más prevalente después del cáncer de mama y el cáncer de colon.

Cáncer de cabeza y cuello

Síntomas del cáncer de cabeza y cuello

Los principales síntomas son bultos o llagas que nunca llegan a sanar por completo, dolor e incluso sangrado e inflamación en la cavidad oral.

También es frecuente que se presente dificultad a la hora de respirar, dolores en la zona que no desaparecen, constantes zumbidos y dolores de cabeza, dificultad a la hora de oír, etcétera.

Las cavidades nasales suelen estar congestionadas, se produce en sangrados, problemas en los ojos, hinchazón en la zona de la mandíbula, adormecimiento de los músculos de la cara, etcétera.

Diagnóstico del cáncer de cabeza y cuello

En primer lugar se procederá a evaluar los antecedentes médicos del paciente, realizando un examen físico y distintas pruebas de diagnóstico, las cuales variarán dependiendo del síntoma o los síntomas de los que hemos mencionado anteriormente.

En el caso de que se considere la posible existencia de cáncer se procederá a analizar el tejido y de resultar positivo se analizará la etapa en la que se encuentra para proceder al tratamiento más adecuado.

Prevención y tratamiento del cáncer de cabeza y cuello

Existen muchas formas de prevenir el cáncer de cabeza y cuello, pero fundamentalmente, en los últimos años se presentan más casos debido al aumento de consumo de tabaco y alcohol, por lo que evitando los mismos existirán menos posibilidades de contraerlo.

En cuanto al tratamiento, existen muchos procesos diferentes ya que se trata de distintos procesos, y dentro de los mismos existe la posibilidad de que haya sido o no causado por VPH.

Cáncer de esófago

A continuación vamos a hablar del cáncer de esófago con el objetivo de que todos nuestros lectores pueda conocer un poco mejor esta enfermedad y combatirla desde el conocimiento.

medida foto

Síntomas del cáncer de esófago

En cuanto a los principales síntomas del cáncer de esófago podemos destacar que son tan leves que muchas veces pasan desapercibidos, además de que cuesta especificar, ya que en cada paciente se presentan síntomas que pueden variar.

No obstante, uno de los principales síntomas que podemos encontrar es la dificultad para ingerir alimentos debido a la estrechez que produce en el esófago.

También puede presentar otros síntomas como dolores, regurgitación de saliva, ardores, ronquera, voz tomada, etcétera.

Diagnóstico del cáncer de esófago

En cuanto al diagnóstico se comienza realizando una radiografía y posteriormente una broncoscopia aunque en la actualidad es también habitual realizar ecoendoscopia.

En caso de considerarse necesario, se realizará un TAC de tórax y de la zona del abdomen.

Prevención y tratamiento del cáncer de esófago

A la hora de tratar el cáncer de esófago se procede con quimioterapia y radioterapia preoperatoria, cirugía, quimioterapia y radioterapia radical e incluso la utilización de fármacos.

Hasta hace relativamente poco, recurrir a la cirugía se intentaba evitar por el hecho de que casi una cuarta parte de los pacientes presentaban complicaciones posteriores a la misma, las cuales los llevaban al fallecimiento.

A día de hoy y gracias a la evolución de las técnicas y maquinaria así como a la capacidad de seleccionar a los pacientes, la mortalidad a través de la cirugía es del 5%.

No obstante, hay casos en los que no queda otra posibilidad que proceder, pero siempre se tomará la decisión en función de las características y el estado de la enfermedad.

El cáncer de riñón

El cáncer de riñón, pese a no ser uno de los cánceres más habituales a día de hoy, lo cierto es que se trata de uno de los más frecuentes, razón por la que es importante que conozcamos algunos aspectos básicos relacionados con él para prevenir y encontrar la mejor solución en caso de su aparición.

cancer riñon

Síntomas del cáncer de riñón

Uno de los síntomas que nos deben ayudar a considerar la existencia de un cáncer de riñón es la aparición de sangre en la orina. No obstante, este aspecto no suele ser doloroso, razón por la cual muchas veces no se le presta la atención necesaria.

Pero con el paso del tiempo es posible que aparezcan otros problemas como anemia, pérdida de peso injustificada, fiebre y molestias digestivas.

Diagnóstico del cáncer de riñón

Para diagnosticar el cáncer de riñón se procede a realizar una ecografía en la zona abdominal, un proceso económico y que es el responsable de la detección “accidental” del cáncer de riñón cuando en realidad se buscaban otras afecciones.

También se procede a realizar otras pruebas como puede ser la pielografía intravenosa, la realización de un TAC con contraste o incluso una radiografía de tórax o una gammagrafía ósea.

Prevención y tratamiento del cáncer de riñón

Para prevenir el cáncer de riñón hay que evitar las dietas que contengan un exceso de grasas o colesterol en general, también hay que luchar contra la hipertensión arterial y por supuesto evitar la obesidad.

No obstante, el estar expuestos a determinados productos químicos o incluso el consumo de tabaco son también detonantes de esta enfermedad.

En cuanto al tratamiento, dependerá en cada caso del estado del paciente, pero siempre será a través de la realización de cirugía. En el caso de la radioterapia no tiene ningún tipo de eficacia frente a este tipo de cáncer al igual que ocurre con la quimioterapia, la cual apenas es efectiva.

El cáncer de recto

Existen muchos tipos de cáncer de diversa índole, pero algunos de ellos suelen ser más frecuentes que otros, y por ello nos estamos centrando en primer lugar en estos, ya que suelen ser más habituales en la sociedad, y a menudo se busca información para mejorar o ayudar a un familiar o amigo a que mejore. En ese sentido, hoy vamos a hablar del cáncer de recto.

El cáncer de recto

Síntomas del cáncer de recto

Aunque no siempre indican la presencia de cáncer de recto, algunos de los síntomas son diarreas, estreñimiento (en ambos casos sin que existiesen precedentes), sensación de lleno, cambio en la textura de las heces, presencia de sangre en las heces, molestias y dolor abdominal, calambres, pérdida de peso sin razón aparente, sensación de cansancio, etcétera.

Diagnóstico del cáncer de recto

Para realizar un diagnóstico se procede a analizar los antecedentes del paciente así como realizar un examen físico con el objetivo de comprobar el estado de salud general.

En el caso de que se detecte algún tipo de masa desconocida, se procede a realizar un examen digital en caso necesario se procede a la realización de una colonoscopia.

Si se considera necesario se procederá a realizar una biopsia con el objetivo de analizar los tejidos y posteriormente un ensayo del antígeno carcioembrionario.

Prevención y tratamiento del cáncer de recto

Generalmente, el cáncer de recto aparece una vez hayamos superado los 40 años de edad, y por norma general tiene un origen hereditario.

No obstante, los hábitos alimenticios, nuestro estilo de vida excesivamente sedentario, los productos cancerígenos y otros suelen ser los aspectos que deberemos considerar para prevenir la enfermedad.

En cuanto a la recuperación, el pronóstico será variado y atenderá al tamaño, el tiempo desde que se produce hasta que se detecta, la localización e incluso la presencia de metástasis a órganos colindantes.